EL PRINCIPIO IN DUBIO PRO OPERARIO EN MATERIA LABORAL.

Conforme a los artículos 53 y 21 del C. S. T., cuando respecto a una misma situación jurídica existan dos o más fuentes formales de derecho aplicables a un determinado caso laboral, se deberá elegir aquella que favorezca al trabajador, y cuando existan dos o más interpretaciones posibles de una misma disposición se deberá preferir la que más lo beneficie. Así se aplica el principio in dubio pro operario.

La Corte Constitucional, en las Sentencias C-168 de 1995-04-20, SU.120 de 2003-02-13 y C-862 de 2006-10-19, manifestó:

“la favorabilidad opera, entonces, no sólo cuando existe conflicto entre dos normas de distinta fuente formal, o entre dos normas de idéntica fuente, sino también cuando existe una sola norma que admite varias interpretaciones; la norma así escogida debe ser aplicada en su integridad, ya que no le está permitido al juez elegir de cada norma lo más ventajoso y crear una tercera, pues se estaría convirtiendo en legislador.”.

“[e]l sentido protector del derecho del trabajo se refleja, entonces, en la solución de conflictos normativos, en la interpretación de preceptos dudosos, y en la solución de situaciones no reguladas en beneficio de la parte débil de la relación; porque las normas laborales tienen como fin último el equilibrio de las relaciones del trabajo, objetivo que comporta inclinar la relación en beneficio del estado de inferioridad económica del trabajador, por ser éste el que genera la injusticia que se pretende corregir”,(…)”

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *